amalgama dental

 

A partir de julio del 2018, es decir a partir de ya, no se podrá utilizar las amalgamas de plata en pacientes con dentición de leche  (niños y adultos, aunque parezca mentira hay personas a las que nunca les salen todos los dientes definitivos) y mujeres embarazadas.

Esto significa el principio de una muerte largamente anunciada pero ¿qué son las amalgamas dentales? La respuesta corta es la de “las obturaciones de plata” es decir, era el tratamiento para las caries que durante más tiempo se ha utilizado, siendo uno de los más antiguos que han sobrevivido y se sigue utilizando hoy en día, su gran ventaja es que es barato, su gran desventaja (entre otras más serias) es que es poco estética, es más bien bastante fea.

Entonces ¿por qué las quieren eliminar? Pues fundamentalmente porque contiene mercurio, no pongas el grito en el cielo, la combinación de plata con estaño, cobre y mercurio, que eso es fundamentalmente la amalgama, es bastante estable, se le ha intentado achacar un montón de males a lo largo de los 100 años que lleva entre nosotros pero no ha habido manera, de hecho el último y definitivo estudio realizado en el 2009 por la FDA, la todopoderosa agencia federal del medicamento americana concluyó (literal) “que la amalgama dental es un material seguro y efectivo para el uso de las restauraciones dentales. “

¿Entonces? El problema principal no es su toxicidad sino su reciclado, vamos como los termómetros de toda la vida, la Comunidad europea ha firmado un protocolo de eliminación progresiva, llamado Convenio de Minamata, que termina en el 2030, es decir para entonces ya no habrá mercurio que valga en nuestras bocas.

¿Y qué hago con mis empastes de amalgama entonces, me los quito? Pues si están en buen estado no, claro. Solo hay dos motivos para que te los quieras quitar, el principal es que no estén en buen estado, la saliva suele degradar la amalgama con los años y junto a que el metal se dilata y se contrae de manera diferente al del diente natural trae como consecuencia que se infiltren, es decir que pasa saliva entre el diente y la amalgama y se forma una nueva caries. El segundo motivo es que no te gusten como queden, bueno en ese caso lo mejor es que lo consultes con un dentista de confianza, lo más seguro es que te dirá lo mismo que nosotros, que los dejes como están, la razón es muy simple, todo procedimiento odontológico conlleva un riesgo y, siempre es mejor prevenir que curar ¿no?

Por si te interesa saber más:

1- Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España.

2- Ilustre Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la Primera Región.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.